¿Alimentos ecológicos más caros que los de la agricultura convencional?

¿Alimentos ecológicos más caros que los de la agricultura convencional?

¿Se están aprovechando de una moda? ¿Es algo similar a lo que sucede con las nuevas tecnologías?

Vamos a intentar de averiguar el “Por qué” es así.

100%_naturalAgricultura ecológica

En la agricultura ecológica no se utilizan ni pesticidas, herbicidas ni abonos químicos o sintéticos. Significa que el agricultor tiene que hacer muchas tareas de forma manual o mecánica. P.e. una de las tareas es la recolección de las “malas” hierbas y los parásitos que hay que ir eliminado a mano. En esta tarea se invierte bastante más tiempo que en echar pesticidas y es evidente que se necesita más personal. Esta opción tiene la ventaja de crear puestos de trabajo, y el inconveniente de que los costes de producción suben.

Al terreno hay que darle un descanso cada cierto tiempo. En este tiempo se plantan Leguminosas, como el trébol, Lupinas o Habas. Plantas que fijan el nitrógeno atmosférico y lo llevan a la tierra. En este tiempo no se pueden cultivar verduras o frutas para la venta en el mercado. Tiempo sin ganancia, pero importante para la tierra, así se recupera y prepara para la próxima plantación, y tú puedas disfrutar después de hortalizas de gran calidad, repletas de nutrientes y sabor.

Al no añadir fertilizantes químicos o sintéticos, las plantas, frutas y verduras crecen de forma natural, a su ritmo. Se hinchan poco a poco de vitaminas, minerales, enzimas, etc. Al final no llegan a los tamaños de los de la agricultura convencional, pero en sabor y contenido de nutrientes son inalcanzables.

Los fertilizantes químicos aportan las sustancias que les hacen crecer, en tiempo mínimo y varias veces al año. Los suelos son esquilmados, las hortalizas y frutas tienen los nutrientes que les aporta de forma artificial el fertilizante, pero carecen de muchos minerales y como ya habréis percibido, su sabor deja mucho que desear. ¿Cuántos pacientes hay con falta de hierro, cobre, calcio, silicio, etc… ¿

Como crecen tan rápido se inflan mayormente de agua, lo que se nota en la ausencia de sabores. ¿Recuerdas los sabores de las hortalizas de tus abuelos, de cuando eras pequeño…?

Los que utilizan herbicidas y pesticidas combinan muchas veces productos para así no sobrepasar las cantidades permitidas de los productos individuales. Las combinaciones potencian el efecto a las plantas y luego también al consumidor. Este tema lo tocaremos en un artículo más adelante, solo quiero pasaros un resultado de una prueba con hortalizas.  Midieron la cantidad de pesticidas por kilogramo de verdura. En la ecológica eran una media de 0,003mg / kg – principalmente por contaminación de campos alrededor o en el transporte, y los de la agricultura convencional 0,3mg / kg. En otro artículo abordaremos también los efectos sobre la salud, las hormonas, etc.

Hand_Schmetterling_gutGanadería ecológica

En la ganadería ecológica se concentra el trabajo en conseguir un producto de excelente calidad y no un rendimiento máximo del animal. En la ganadería ecológica el pienso se adapta a cada fase de la vida del animal y es de calidad ecológica. El tiempo de la etapa de cebo, hasta que el animal tiene su peso, se alarga en comparación a la ganadería convencional y así crecen de forma natural.

La construcción de los establos de ganadería ecológica cuesta unos 50% más, para la misma cantidad de ganado, ya que las dimensiones de cada apartado son más grandes. Además, hay que prever la entrada y salida del ganado para su “paseíto” diario. El agricultor tiene que tener previsto espacio en el exterior que no puede utilizar de otra forma, más que para que sus animales pasten y reposen al aire libre.

Al no suplementarlos con complementos, piensos especiales, medicamentos, vacunas, antibióticos, hormonas, etc., en la ganadería ecológica se reducen las cantidades de productos (tanto en la leche, huevos, carne, etc.).

Los pollos necesitan casi 4 meses para alcanzar su tamaño adulto y su peso. Para que se puedan formar bien los huesos, sus órganos, los músculos, etc. En cambio, los crían en 20 días en condiciones bastante insalubres y denigrantes. Lo que da como resultado que consumimos animales enfermos.

Lo que afecta a los precios de los dos, agricultura y ganadería ecológica

La elaboración de los alimentos ecológicos requiere un trato especial. No se puede utilizar aditivos químicos, aromas artificiales ni conservantes. Tiene que estar a base de productos ecológicos, lo que aumenta la dificultad y el precio.

En la elaboración de productos ecológicos solo se permite 47 aditivos. Es menos de una sexta parte de los que están permitido en productos convencionales. No permitidos son p.e. colorantes, edulcorantes, estabilizadores, y potenciadores de sabores. Tampoco se puede utilizar aromas artificiales. Para los aditivos vale la misma ley que para los alimentos ecológicos: ¡sin transgénicas!!!

Para asegurar que el agricultor o el productor entrega productos de calidad ecológica, existen organismos que controlan el sistema periódicamente para certificarlo. Estos controles también conllevan costes.

Hay costes adicionales por la separación de productos ecológicos de los no ecológicos en el almacenamiento, en el transporte o en la manipulación.

Comparación de precios entre productos convencionales y ecológicos

La lucha entre los productores baja los precios continuamente de los alimentos y así son más baratos que nunca. Mejor dicho, los precios de los alimentos no suben tanto como el resto de los artículos, como ropa, electrodomésticos, etc.

Los productores ecológicos entran en el mercado, con precios bastante más altos. El consumidor simplemente compara los precios en las etiquetas, pero no es consciente cómo afecta su decisión, tanto a él/ella mismo como al sistema en general. Existen algunos costes que deberíamos incluir en una comparación justa:

  • A causa del uso de tantos fertilizantes químicos, pesticidas, aditivos, etc. tenemos el agua potable en los embalses contaminado. Todos los productos químicos que se echan al campo se filtra por la tierra o se pasa con el agua de la lluvia a los ríos y después a los embalses dónde sacan el agua para consumo humano. Las depuradoras y centrales de agua tienen que hacer un trabajo duro y costoso, intentar filtrar los nitratos y otros fertilizantes, pesticidas, herbicidas, medicamentos, etc. del agua. ¿Quién paga esto? Tú, pagando tus impuestos y con las facturas del agua. ¿Por qué hay tantas veces subidas? Entre otros son los costes de recuperar y reacondicionar el agua.
  • Enfermedades que se alargan, cada vez hay más alergias e intolerancias a más productos (lactosa, gluten, etc.)
  • Se crean gérmenes resistentes por utilizar antibióticos y medicamentos a gran escala en la ganadería, etc… ¿Quién paga esto?  ¡Tú, con tus impuestos, en la farmacia y con tu salud!!!
  • ¿Recuerdas los escándalos en la industria de alimentación? Vacas locas, aceite de colza, glicol en vinos, bacterias en ensaladas, carne en mal estado en productos precocinados, etc. Estos costes en parte los soportas tú, porque el estado tiene que intervenir… ya estamos nuevamente con lo de los impuestos…

Cuanto más ecológico y respetuoso con tu entorno te vuelves, dejas de utilizar multitud de productos químicos, chuches, refrescos, precocinados, enlatados, perfumería, ropas, cremas, cosmética, etc. Te alejas del consumismo desmedido y te vuelves más consciente, consumiendo solo aquello que realmente necesitas, aplicando muchos remedios caseros y naturales en el hogar, potenciando más el comercio y las actividades de cercanía.  Realmente estás invirtiendo en salud y bienestar, ya que tener una conciencia tranquila es un descanso interior enorme.

La lucha de precios en general nos ha hecho llegar a un punto que muchos ya no tienen en cuenta el impacto en la salud y el medioambiente, dos de los importantísimos pilares de nuestra vida.

Cuando se producen alimentos de calidad ecológica y sostenible, a lo mejor se paga en la caja del supermercado un poco más, pero se ganará seguro en:

  • Medio ambiente más limpio (Para legar a vuestros hijos)
  • Mayor calidad de vida
  • Más puestos de trabajo
  • Alimentos que merecen su precio.
  • Alimentos que saben a lo que son.

El consumo de productos ecológicos no es asunto de la economía de las personas, sino de respeto a la propia salud, al medioambiente y de los aspectos sociales del sistema.

(c) ZafraNatural C.B.

 

(Visitado 9 veces y 1 veces hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al continuar utilizando el sitio , usted acepta el uso de cookies . Mas Informacion

“Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.”

Cerrar